News

Vídeo | ¿Cuánto hay que preocuparse por los casos de viruela del mono? | En vídeo


La aparición de varios casos de viruela del mono en distintos puntos de Europa y América, cuando el mundo aún arrastra la pandemia de coronavirus, plantea varias incógnitas y una pregunta: ¿deben preocuparse las autoridades sanitarias? ¿Hay antecedentes?

La infección, causada por un ortopoxvirus de la familia de la viruela, la primera enfermedad erradicada por el ser humano gracias a las vacunas, fue detectada en 1970 en República Democrática del Congo. En este país africano y en otros como República Centroafricana o Nigeria, la viruela del mono es endémica. El primer brote fuera de este continente se notificó en 2003 en Estados Unidos. Más tarde, en 2018, en el contexto de un gran brote en Nigeria, dos viajeros de Reino Unido, uno de Israel y otro de Singapur, procedentes de ese país, fueron diagnosticados con el virus, según recoge el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. En Reino Unido, un trabajador sanitario que atendía uno de los casos también dio positivo.

Hasta ahora, los contagios documentados se daban en contextos similares, infecciones importadas de países endémicos. Los registrados estas semanas, sin embargo, suponen un brote sin precedentes en Occidente, con casos al menos en Reino Unido, España, Italia, Suecia, Estados Unidos y Canadá. “Todos no están conectados entre ellos”, señala en este vídeo Óscar Zurriaga, vicepresidente de la Sociedad Española de Epidemiología. “Por lo tanto, si no están conectados entre ellos y no tienen antecedentes de viaje, en algún punto nos está fallando en la cadena de transmisión. Probablemente, dentro de unas semanas sabremos más”. Esto refuerza la idea de que el virus ya estaba circulando antes del primer caso detectado por Reino Unido el pasado 7 de mayo: “Es una enfermedad muy rara que, si no lo sospechas, es imposible diagnosticar. No se le hace a la gente PCR de viruela del mono. Tiene que haber una sospecha clínica”, apunta Carlos Chaccour, médico investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona y de la Universidad de Navarra.

Puedes encontrar estos y otros datos en el vídeo que acompaña a la noticia.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.