Politics

Rusia ha recibido 63.000 millones de euros por sus combustibles fósiles desde la invasión de Ucrania – Rebelion


Los combustibles fósiles son, desde la revolución industrial, los principales responsables de la disaster climática y la pérdida de biodiversidad. Ahora, además, son también la principal fuente de financiación de Rusia en la guerra iniciada por su presidente, Vladimir Putin, contra Ucrania. Desde que empezó la invasión, los ingresos del país por las exportaciones de carbón, petróleo y gasoline ascienden a 63.000 millones de euros.

La Unión
Europea aglutina el 71% de ese complete, con un valor aproximado de 44.000
millones de euros. Por países, Alemania es el mayor importador al haber gastado desde febrero
9.100 millones de euros por los combustibles fósiles rusos. Le siguen Italia
(6.900 millones de euros), China (6.700 millones de euros), Países Bajos (5.900
millones de euros), Turquía (4.100 millones de euros) y Francia (3.800 millones
de euros). España figura en el octavo puesto, justo por detrás de
Bélgica. El Gobierno español de coalición le ha dado a Rusia
por sus combustibles 1.900 millones de euros

Estas cifras
proceden del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA, por sus iniciales en inglés),
organismo de referencia en la materia a nivel internacional. El análisis
detalla, además, qué puertos recibieron envíos de combustibles fósiles
procedentes de dicho país y cuándo se produjeron. También señalan a las
multinacionales que más negocios están haciendo con los hidrocarburos.

“Es inaceptable que Alemania siga importando grandes cantidades de combustibles fósiles de un país que ha violado de forma flagrante y reiterada el derecho internacional”, denuncia la doctora Kira Vinke, directora del Centro de Política Climática y Exterior del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP). Como «respuesta a este desafío», la experta apuesta por un «aumento de las energías renovables» frente «al fomento de nuevas dependencias de los combustibles fósiles, como el gasoline de fracking o la energía nuclear».

Países que más combustibles fósiles importan desde Rusia. Fuente: CREA.

Rusia busca nuevos destinos para sus hidrocarburos

Aunque a
nivel international las entregas de petróleo desde Rusia a los puertos
extranjeros han caído un 20%
 en las tres primeras semanas de abril en comparación con los meses
previos a la invasión, las importaciones de carbón han aumentado un 20% y las
de Gas Natural Licuado (GNL) un 50%

En cuanto a
la UE, los datos de CREA para ese periodo muestran una caída del 20 y el 40% en
petróleo y carbón, respectivamente, pero un aumento del 20% en GNL. Asimismo,
las compras de gasoline del bloque comunitario por gasoducto aumentaron un 10%.
Estos descensos hacen que las exportaciones de petróleo ruso a países
fuera de la UE hayan crecido un 20%
, cifra que sube hasta el 30 y el 80% en el caso del
carbón y el GNL, respectivamente.

Como muchos
de los cargamentos no son aceptados por los compradores europeos, el análisis
detalla que se ha producido un fuerte aumento de los buques que
salen de los puertos rusos sin un destino definido
. En el Centro de Investigación
sobre Energía y Aire Limpio aseguran que existe un “un claro repunte de los
envíos de petróleo a India, Egipto y otros destinos ‘inusuales’ para las
exportaciones rusas, pero celebran que “no son ni de lejos suficientes para
compensar la caída de las exportaciones a Europa”.

La UE ya ha
adoptado un embargo
de carbón ruso
 a partir de julio y se espera que la Comisión
Europea sugiera también una prohibición de las importaciones
de petróleo
 en los próximos días. “Este es un momento
histórico. Mientras Rusia intenta encontrar nuevos compradores para sus
exportaciones de combustibles fósiles con el fin de seguir financiando sus
ambiciones militares y las matanzas de civiles, tenemos la
oportunidad, como comunidad mundial, de reconocer que los combustibles fósiles
crean tanto la guerra como la destrucción del clima
”, insta Anna
Ackermann
, especialista
en política climática y energética, y miembro fundador de la ONG ucraniana
Centro de Iniciativas Medioambientales Ecoaction.

Este análisis se produce solo unas horas después de que Polonia y Bulgaria, dos países que importan gran cantidad de combustibles fósiles desde Rusia, hayan anunciado que el Gobierno de Putin interrumpirá el flujo de gasoline como respuesta a la negativa polaca de realizar los pagos de importación en rublos.

Este análisis se produce solo unas horas después de que Polonia y Bulgaria, dos países que importan gran cantidad de combustibles fósiles desde Rusia, hayan anunciado que el Gobierno de Putin interrumpirá el flujo de gasoline como respuesta a la negativa polaca de realizar los pagos de importación en rublos.

Movimientos de los buques de carga que transportan combustibles fósiles rusos desde el 24 de febrero de 2022, día que comenzó la invasión sobre Rusia. Animación elaborada por CREA.

El puerto de Bilbao, uno de los que más GNL
recibe

Una cuarta
parte de los envíos de combustibles fósiles de Rusia ha llegado a través de
solo seis puertos de la UE: Rotterdam (Países Bajos), con un valor estimado de
1.500 millones de euros; Maasvlakte (Países Bajos), con un valor de 1.200 millones
de euros; Trieste (Italia), cuya cifra ronda los 1.000 millones de euros;
Gdansk (Polonia), con unos 750 millones; y Zeebrugge (Bélgica), con un 717
millones de euros. El puerto de  Yeosu (Corea del Sur), con 994 millones
de euros, es el cuarto que más envíos ha recibido (sobre todo de crudo) durante
los primeros 60 días de invasión rusa. 

Si solo se
tiene en cuenta las importaciones de GNL, el análisis muestra que el
puerto de Bilbao es uno de los que más ha recibido desde el inicio de la guerra
. En concreto, casi 300.000
toneladas de gasoline ruso por valor de 320 millones de euros a través de tres
envíos en los últimos dos meses, registrándose el último de ellos el pasado 29
de marzo.

También son
señaladas las multinacionales que siguen haciendo negocio con Rusia y sus
combustibles fósiles aun sabiendo a dónde va a parar ese dinero. Desde CREA
detectaron envíos a instalaciones o barcos vinculados a petroleras como Exxon Mobil,
Shell, Total, BP o la española Repsol
. Todas ellas, además, son ampliamente conocidas por
su contribución al cambio climático y por sus esfuerzos por frenar la acción
climática. También se pone el foco sobre compañías eléctricas como RWE o KEPCO,
y sobre empresas industriales, entre ellas Mitsubishi, Hyundai Steel y Formosa
Petrochemical Corporation.

Lauri Myllyvirta, analista principal de CREA, es contundente tras lo
recogido en este análisis: «Todos los que compran estos
combustibles fósiles son cómplices de las
horrendas violaciones del derecho internacional que llevan a cabo los militares
rusos
«. Insiste
en que «la continuidad de las importaciones de energía es la principal laguna
de las sanciones impuestas a Rusia», y considera que «todas las importaciones
de combustibles fósiles pueden ser sustituidas a medio plazo por energías
limpias no fósiles y por medidas de eficiencia energética si empezamos a
invertir en ello hoy».

Fuente: https://www.climatica.lamarea.com/rusia-importaciones-combustibles-fosiles/





Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.