Politics

Repsol no se da por vencido: ataca una y otra vez la directriz bajista principal


Justo antes de dar comienzo el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania los títulos de Repsol acariciaban la directriz bajista principal, aquella que une todos y cada uno de los sucesivos máximos decrecientes desde los máximos históricos del verano de 2018.

Análisis Técnico
DIRECTRIZ BAJISTA
DIRECTRIZ BAJISTA

Corto plazo

Medio plazo

Largo plazo

Una directriz bajista es una recta que presenta impecables máximos decrecientes y que ha de cumplir la condición de tener, al menos, tres puntos de tangencia o de apoyo en la misma. No nos vale solo dos puntos de toque. Al fin y al cabo, se trata de una zona de resistencia donde la pendiente es negativa y en la que cada vez que el precio la toca se produce una descarga de papel. Es decir, la oferta es superior a la demanda y por eso los precios caen.

Condición que por otro lado cumple Repsol al presentar la estructura de precios cuatro impecables puntos de tangencia desde los máximos históricos del verano de 2018 en los 13,736 euros (ajustada la serie de precios a todos los dividendos repartidos a lo largo de la historia). Vamos a ver, pero todo sugiere que el título puede atacar de nuevo la directriz y esta vez con una mayor probabilidad de éxito.

Si lo consigue cabe apostar por un rápido movimiento en busca de los máximos de 2019 en los 13,11 euros previo ataque a los máximos históricos a los que antes hemos hecho referencia.

rep0102222
Gráfico semanal de Repsol desde principios de 2017



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.