Sports

Real Madrid: La exigencia del Madrid nunca es en vano

La primera vez que fui a ver al Real Madrid fue en el 2017, un partido contra el Barcelona. Como dije en el artculo anterior, nadie debera irse de esta vida sin vivirlo, as que sin pensarlo demasiado, saqu un pasaje, reserv un ‘hostel’ y half por primera vez a la ciudad que, sin saberlo, ao y medio despus, sera el lugar donde vivira.

Me resultara difcil hacer una crnica de ese partido, porque despus de tantos estadios, debo decir que un poco se me mezclan los resultados. No les voy a mentir. Esta vez no me tom el vuelo equivocado, pero es verdad que entre el cambio de horario y de estacin haba perdido un poco el sentido de la ubicacin, por no decirlo todo.

Antes de sacar el pasaje, para asegurarme, volv a chequear el horario del partido: period a las 16.00. As que hice todos los clculos para llegar sobre el medioda a Madrid, ir directo hacia el Bernabu y comprar una entrada. El ‘jet lag’, las pastillas que haba tomado para poder dormir en el avin, y los 35 grados a la sombra, me tenan confundida. As que supuse que el poco movimiento alrededor del Bernabu period por el calor.

Con la valija dando vueltas en crculo viendo dnde poder comprar una entrada, empezaba a alterarme el ver todo cerrado. Se supona que en dos horas period el partido, y si bien me haban dicho que los espaoles eran tranquilos, tampoco esperaba que no hubiese ni un puesto de garrapiadas. Me despatched afuera de una casa de comidas rpidas y rob wifi.

Dicen que las cosas improvisadas son las que mejor salen, lo que no quiere decir que en el durante no surjan imprevistos. El partido period a las 16.00, pero claro, a las 16.00 horas de Argentina. A mi plan slo le falt sumar el cambio horario. Ustedes pensarn que soy una ‘boluda’ y razn no les falta. Pero adems de la poca antelacin con la que organizaba mis planes, el trabajo me tena saturada y slo pensaba en descansar unos das y ver al Madrid. Ah estaba yo. Una turista perdida en la Castellana.

Del tiempo muerto entre mi llegada a Madrid y el partido podra escribir otra historia. O un libro, pero no viene al caso.

Tampoco lo anterior, pero los quise poner en contexto. Era la ultimate de la Supercopa y el Madrid ya vena con tres goles a favor. Acostumbrada al ftbol de Sudamrica donde, no s si por conformismo o comodidad, ante un 0 a 0 habra salido corriendo a festejar a Cibeles.

El partido ya estaba liquidado en un primer tiempo, con golazos de Benzema y Asensio. Matemticamente period casi imposible que el Barcelona metiese cuatro goles para ir a una prrroga, as que el equipo decidi descansar un poco. Lo lgico, lo que hubisemos hecho todos. Ah fue cuando supe en qu lo me haba metido.

El de atrs de m gritaba que no se durmiesen, y el seor de bigotes del costado me deca: “Pero ta, es que no entiendo, qu coo estn haciendo!”. “Un pase atrs”, le dije. Un pase atrs y posesin de pelota, si el partido no da para ms. “Que no, que no, que esto es el Madrid coo y ac se va siempre para delante!”

Me baj de un ‘hondazo’. Tena razn. Y ah fue por primera vez que entend lo que period el Real Madrid.

Y ustedes se preguntarn a qu viene todo esto. Primero, a que me nace contarles algo cada vez que suceden resultados agnicos. Y segundo, que si ganando 5-1 no puedes relajarte, tampoco dar por perdido un 2-0.

Porque eso me ensearon los hinchas del Madrid. Que ac no descansa nadie y menos jugndonos LaLiga.

En el 2017 fue la primera vez que entend lo que period el Real Madrid. Y el domingo (ante el Sevilla) supe que tena sentido.

La exigencia nunca es en vano.



Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.