Sports

Real Madrid – Espanyol | LaLiga: El ‘rey Marcelo’, la silla de Alaba, el manteo a Ancelotti, el capote de Nacho y un “¡A por el City!” como fin de fiesta

Una mirada de Benzema al árbitro fue el comienzo de la fiesta en el Bernabéu. El ‘9’ blanco pareció animar a Munuera Montero a pitar el closing en un tiempo de prolongación que al Madrid se le estaba haciendo eterno. Había ganas de fiesta y los jugadores blancos no veían el momento de celebrar la Liga conquistada. Dicho y hecho. Segundos después de la mirada de Karim al árbitro, sonó el pitido closing. El Madrid period campeón.

Así están los jugadores del Real Madrid dentro del Campo

Todos los jugadores del Madrid sin excepción alzaron sus brazos en señal de victoria. El más expresivo, un Marcelo que levantó sus brazos de rodillas. Tenía el closing de partido soñado: titular y campeón de Liga, un título que le convierte en el jugador más laureado de la historia del Madrid. Un Marcelo que vivió un ‘partido homenaje’, porque con el marcador a favor, el Bernabéu no paró de corear su nombre y aplaudirlo. En una de las ocasiones, el jugador tuvo que saludar a la grada en pleno partido.

Abrazos, lágrimas de algunos, entre ellos un Ancelotti tremendamente emocionado, y un Bernabéu rendido a sus jugadores. Fiesta reposada de los más veteranos y fiestón sin descanso para los más jóvenes, como un VInicius, Rodrygo y Valverde, que no pararon de ir de un lado a otro.

AP

Benzema acompañó a Marcelo al palco a recoger el trofeo, pero nada más pisar el césped se alejó del brasileño y le dejó todo el protagonismo para levantarlo. El brasileño disfrutó del momento a lo grande, se hizo un hueco entre sus compañeros y levantó al cielo de Madrid un trofeo que lo convierte en leyenda.

El manteo a Ancelotti

No period el único al que el título convertía en historia, también un Ancelotti que cerraba el círculo ganando las Ligas de Italia, Inglaterra, Alemania, Francia y España. Un Carletto que, tras celebrarlo a lo grande con todo su cuerpo técnico formando un círculo y saltando, fue a parar a manos de sus jugadores, que lo mantearon con un Bernabéu vitoreando cada vuelo del técnico. Un Ancelotti que no dudó en quitarse la chaqueta para poder ponerse la camisa conmemorativa de la 35º Liga.

El capote de Nacho

El primer heredero del capote de Raúl fue Ramos. Ahora sin el ex capitán blanco, la tradición sigue de la mano de un Nacho que se marcó unos pases ante los ‘olés’ de la grada. Mientras el equipo celebraba el título, el canterano se echó a un lado del campo en el fondo norte y ahí siguió con la tradición del capote.

Momento acquainted

Tras los primeros compases de la fiesta, las familiares de los jugadores pasaron a tener su protagonismo en la fiesta sobre el campo. El pistoletazo de salida lo dieron el hijo de Marcelo y uno de los de Modric, que fueron los primeros en aparecer. A partir de ahí todas las familias se reunieron sobre el césped con los niños como protagonistas para las fotos con el trofeo que serán un recuerdo imborrable.

La silla de Alaba

La silla de Alaba ya se ha convertido en una referencia en las celebraciones del Madrid. Cuando la fiesta llegaba a su fin, desde la grada de animación del estadio invitaron al austríaco a ejercer con su ya famosa tradición. “¡Saca la silla, Alaba saca la silla!”, le cantaron. Nacho se fue a por una, se la entregó a su compañero y Alaba levantó la silla al cielo de Madrid en una imagen que ya es historia blanca desde la primera vez ante el PSG.

Calentando la vuelta del City

Como no podía ser de otra manera, el fin de fiesta miró al City. De ‘subidón’ por el título conquistado, el Bernabéu ya empezó a preparar la remontada de Champions ante el conjunto de Guardiola. “¡Sí se puede, sí se puede!” y “¡A por el City, oéeee!”, fueron algunos de los cánticos que escucharon los jugadores blancos. Después el mensaje llegaría desde la propia megafonía: “El miércoles viviremos otra noche mágica en el Bernabéu, ¡a por la final de París!”.



Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.