Entertainment

Marilyn Monroe convierte a Andy Warhol en el pintor más caro del siglo XX


La casa de subastas Christie’s de Nueva York ha vendido por 195 millones de dólares (casi 185 millones de euros) la serigrafía de Marilyn Monroe. El precio convierte a la obra en la segunda más cara vendida en subasta pública, tras Salvator Mundi, cuando se creía de Leonardo da Vinci. Fue adquirida en 2017 por Mohamed Ben Salmane, príncipe heredero de Arabia Saudita, que pagó 450 millones de dólares (425 millones de euros). En tres minutos Christie’s cerró la puja de Shot Sage Blue Marilyn (1964), que marcó doble récord (aunque no llegó a los 200 millones como se esperaba): es la obra de arte mejor pagada del siglo XX y la más cara del artista pop. De esta manera supera los 179,3 millones de dólares (169 millones de euros) pagados en 2015 por Las mujeres de Argel, de Pablo Picasso.


Frida Kahlo da el estirón en las subastas: 34,9 millones de dólares por 'Diego y yo'

Frida Kahlo da el estirón en las subastas: 34,9 millones de dólares por ‘Diego y yo’

Saber más

Según Artnews el retrato de Monroe fue comprado por el galerista Larry Gagosian, que estaba presente en la abarrotada sala. “Pocas obras de arte han ascendido verdaderamente al novel de obra maestra, una imagen intocable que trasciende el tiempo y el lugar, un icono visual que se cierne más grande que el artista y su momento de creación. A través de Andy Warhol, Marilyn es tanto el epítome del sueño americano como una imagen universalmente reconocida en la memoria colectiva: es la Mona Lisa moderna”, según los argumentos de Christie’s.https://www.eldiario.es/cultura/frida-kahlo-da-estiron-subastas-34-9-millones-dolares-diego_1_8497120.html

La otra cifra pospandémica es el complete que acumuló la venta de la colección de los difuntos hermanos Thomas y Doris Ammann, en la que se encontraba la Marilyn de Warhol: recaudó 317,8 millones de dólares. La cantidad cerrada este lunes por la noche es la tercera mejor venta de la historia de un solo propietario de Christie’s. Muy por detrás de los 676 millones de dólares de la venta de Macklowe Collection, el pasado mes de noviembre; y de los 646 millones de dólares que se recaudaron en 2018, cuando se vendió la colección de Peggy y David Rockefeller.

En esta ocasión únicamente se quedaron sin vender dos de los 36 lotes ofrecidos. Todos los beneficios irán destinados a la Fundación Thomas y Doris Ammann, con sede en Suiza, cuyo objetivo es mejorar la salud, el bienestar y la educación de los niños en riesgo de exclusión social. Thomas comenzó su carrera como comerciante de arte a los 18 años, con el galerista Bruno Bischofberger, en Zúrich. Murió de cáncer a los 43 años, en 1993. Entonces su hermana Doris se hizo cargo del negocio, que creció con fuerza. Falleció hace un año, en marzo de 2021, a los 76 años.

La Gioconda de Warhol

Warhol, que vivía con su madre en 1962, había realizado aquel año dibujos de Hedy Lamarr y de Joan Crawford. Pero sobre todo realizó el retrato de la actriz más standard del siglo XX, fallecida el mes de agosto, el mismo día en que se clausuró la exposición de Andy en la Fergus Gallery. Marilyn Monroe se convirtió en su Gioconda, en el retrato más famoso inmortalizado por Warhol, reproducido hasta el infinito en carteles, tarjetas postales, platos y jarras, camisetas y zapatillas deportivas, bolsos e incluso cochecitos de bebé. Ningún otro cuadro como el retrato de Marilyn Monroe por Andy Warhol ha sido jamás tan reapropiado, tan reinterpretado“, cuenta el escritor Jean-Noël Liaut (Francia, 1966) en su biografía sobre el artista, publicada en España por la editorial Arpa.

Monroe encarnaba todo lo que fascinaba a Warhol: la belleza, el talento, la fama, los amantes y un closing trágico. Unos días después de su muerte, Warhol compró una de sus fotos y la usó para una serie de retratos. Imprimió su rostro centenares de veces, tanto en blanco y negro como en shade, pero en tonos muy llamativos. Parece destacar el contraste entre la vulnerabilidad de la mujer y la violencia de su prematura closing, a la edad de 36 años. Pintó incluso una Marilyn dorada.

La galerista Eleanor Ward volvió negras las paredes de la Stable Gallery para que destacara más el shade de las obras que el artista presentaba. Ese verano de 1962 cambió su vida. El público descubrió ese día las Marilyn, sus sopas Campbell y sus botellas de Coca-Cola. Para unos se trató de una crítica a la sociedad de consumo, para otros una apología. Andy nunca comentó sus obras.

El otro punto fuerte de la noche de subastas en Christie’s lo protagonizó la polémica obra Not Picasso (Tetes, 1929), obra realizada en 1987 por el gamberro Mike Bidlo (1953). Fue vendida casi a precio de Picasso por un 1,2 millones de dólares (1,1 millones de euros), cuando se estimaba que no fuera a pagarse por ella más de 80.000 dólares. En 2009 Sotheby’s vendió la pieza que simula ser obra del pintor cubista por 37.500 dólares (35.000 euros). Bidlo ha imitado también a Warhol, Duchamp y Pollock, entre otros.



Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.