News

Los grandes centros de datos de internet ’emigran’ a lugares más fríos


Uno de los centros de datos de Google ubicado en EE UU.

El Gobierno traslada el CPD de la Seguridad Social de Madrid a Soria para rebajar el impacto de la factura energética y medioambiental de estos ingentes servidores

Solo en 2020, el consumo del tráfico de datos de Internet creció un 40% en todo el mundo, según datos de la Organización Internacional de la Energía. Las previsiones, especialmente con la llegada de 5G, es que este consumo siga creciendo año tras año. Un movimiento que soportan los grandes centros de datos (CPD), encargados de almacenar y tratar toda esta información digital. Estas instalaciones acumulan cientos y miles de servidores, de sistemas de almacenamiento, de redes de telecomunicaciones y de sistemas de refrigeración y de control de temperatura e incendios.

Por todo esto, los CPD son grandes consumidores de electricidad, de ahí que la industria esté haciendo verdaderos esfuerzos por reducir este consumo de energía, tanto mejorando la eficiencia de los sistemas como ideando nuevas tecnologías y formas de que convivan la necesidad de cómputo informático con un menor impacto medioambiental.

En ocasiones, la mayor parte de la factura eléctrica de estas instalaciones no reside en la capacidad de cálculo, sino en los sistemas de refrigeración. Por eso, algunas instituciones están empezando a trasladar estos centros de cálculo a zonas más frías. Es el caso de la Seguridad Social, quien anunció el año pasado que su CPD pasará de estar en Madrid a Soria.

Varios factores de sostenibilidad

Las razones de este traslado son varias y relacionadas con la sostenibilidad. Un traslado que, además, ha conllevado la realización de un estudio idoneidad avalado por el Centro de Desarrollo de Energías Renovables CEDER- Ciemat.

Por un lado, por la menor factura energética que va a conllevar trasladar estas instalaciones a Soria. Según los cálculos del gobierno, solo en refrigeración se van a ahorrar más de 150.000 euros.

Además, se ha elegido esta localización porque, según el Ministerio, la producción de energía renovable es más barata que en otras provincias. Todo ello “nos permitirá un ahorro económico y térmico de entre el 50 y el 60% del coste anual en refrigeración”, según palabras del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

No en vano, si comparamos las temperaturas medias de ambas ciudades en los meses de verano nos podemos hacer una idea. Por ejemplo, durante agosto en Madrid la temperatura media es de más de 26 grados, con máximas de 32 y mínimas de 18,5. Mientras, en Soria julio es el mes más cálido del año y sui temperatura promedio es de 20,6. Por eso, se espera que en las nuevas instalaciones se puedan mantener a una temperatura idónea al frío exterior.

150.000 transacciones diarias

En estos momentos, el CPD de la Seguridad Social tiene una sala técnica de 600 metros cuadrados, pero está situado en un inmueble de los años 70, por lo que su eficiencia energética no cumple los actuales estándares.

En este espacio cabe hasta 3.000 servidores físicos, capaces de realizar 15.000.000 de transacciones diarias. Cabe señalar que estas instalaciones se modernizarán en su nueva localización.

pesar de todas estas ventajas energéticas, en el caso del traslado del CPD de la Seguridad Social no solo han influido factores energéticos para decidirlo. El apoyo a una de las provincias más despobladas de España también ha pesado mucho.

Se espera que este nuevo centro cree 50 empleos directos (algunos de ellos de alta cualificación, como la dirección, instalación, mantenimiento y monitorización de los equipos del CPD).

Además, se espera que sea el motor de otros empleos, tanto en forma de suministros y servicios, como por servir de imán para otras instalaciones análogas. Es decir, que se busca que pueda servir de ejemplo de medida para abordar el reto demográfico, sacando partido de las particularidades de cada territorio para diversificar la actividad económica del país.

Otras formas de generar energía, según Google

Al margen de movimientos como este hacia tierras más frescas, la industria tecnológica también está avanzando y estudiando nuevas formas de ser más eficientes en el consumo de energía.

En la apertura de la región cloud de Iberia de Google, Isaac Hernández, Country Manager, explicaba la compañía está trabajando en nuevos sistemas de energía y explorando, entre otras opciones, el hidrógeno verde “en colaboración con muchas empresas energéticas, entre ellas algunas de España”.

En otros CPD, la apuesta reside en instalar muy cerca paneles fotovoltacios que sumunistren energía renovable al centro. Es el caso de CCGreen, un complejo que se va a empezar a construir el próximo año en Cáceres, que contará con un lago artificial para la refrigeración (mediante el sistema de ‘freecoling’) y dos plantas fotovoltaicas, una para autoconsumo del centro de datos (120 MW) y otra de mayor capacidad (400 MW) que suministrará energía renovable adicional.

Sumergidos bajo el mar

Mientras, Microsoft investiga otras opciones. Una de ellas es sumergir un CPD en el mar. El
proyecto Natick está en fase de recopilar los datos después de casi dos años de trabajo. Aunque aún se están analizando, la compañía adelanta que los servidores sumergidos en las Islas Natick Northern Isles tenían una tasa de fracaso de 1/8 que los servidores en tierra. Además, asegura que el fondo marino está siendo restaurado al mismo estado en el que estaba antes del despliegue.

Según Microsoft, la compañía ha confirmado que se puede desplegar, operar y escalar con éxito un centro de datos submarino y que, además, es más sostenible y mejora el rendimiento y la fiabilidad del centro de datos en comparación con la tierra. “No sólo es posible un futuro más verde, sino que es económicamente práctico”, defiende.

Mientras, también investiga el empleo de un líquido especial en el que poder
sumergir los servidores para mantenerlos a una temperatura óptima, empleando menos energía.

Se trata de unos tanques de almacenamiento de acero cubiertos con un líquido especial diseñado para ebullir a 50 grados centrígrados. Este líquido hierve con el calor que generan los propios servidores, por lo que ayuda a disipar el calor que producen las máquinas funcionando. Esto permite que los servidores funcionen continuamente a plena potencia sin riesgo de fallar por un exceso en su calentamiento.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.