Entertainment

Las “peleas” en la industria musical: una estrategia histórica y un negocio redondo


Cada vez se sienten más ficticios los “encontronazos” entre los artistas y la razón es muy simple: la mayoría son falsos. Históricamente nos han bombardeado de peleas en la industria del entretenimiento inexistentes que nosotros asumimos como reales.

‘The Story of Adidon’ es un ataque. Un abuso, si nos preguntan, que perpetró Pusha T contra Drake por su música, calificada en la canción de soportada en escritores “fantasmas” y plagada de mentiras.

También el gangsta rapper condena la vida personal de Drake, acusándolo de tener un hijo escondido. Como si no fuera suficiente, la foto cover de la canción era Drake con la cara pintada de negro.

El tema es una respuesta a una canción de Drake y ambas son el pico de una pelea que duró años.

Ambos trabajos, según The Economist, expusieron aún más a los ya reconocidos artistas; entre las fechas de las canciones, el número de búsquedas en Google para Drake casi se cuadruplicaron.

Mientras tanto, el número de búsquedas para Pusha T fue casi 50 veces más grande que el de cualquier otro artista en el año.

Ese interés también pareció traducirse en ventas y streams. ‘Daytona’, el álbum de Pusha T, para la época fue el más escuchado del respectivo chart de Billboard 200.

‘Scorpion’, de Drake, nuevo para el momento y que también respondía a algunas de las críticas contra él, obtuvo el platino el día de su lanzamiento. Es decir, la “sacada de trapos al aire” benefició a ambos artistas. 

Kanye West también es un gran ejemplo de este tipo de eventualidades, desde la penosa aparición que tuvo contra Taylor Swift, cuando fue premiada por mejor video en los VMAs.

Para esa época, las búsquedas en Google para Kanye West, durante 5 años, hicieron un pico histórico, incluso venciendo el nivel de interés que generó por haber apoyado a Donald Trump, años después.

Tal vez venció su propio récord con ‘Donda’, su más reciente álbum y con él, se ha demostrado experto en generar polémicas para obtener publicidad.

Así lo hizo cuando en una de las muchas listening parties, apareció con Marilyn Manson y DaBaby, el primero acusado de abuso sexual y maltrato por varias mujeres y el segundo condenado por comentarios homófobos.

Incluso si se piensa que es mercadeo consciente y “macabro”, se habla, como en este texto, de eso. Por lo tanto, son estrategias que siempre van a generar algún tipo de publicidad.

¿Cómo se compara esto a la situación entre J Balvin y Residente?

El problema entre ambos empezó con un comentario innecesario de parte de Balvin. Y sí, pedir boicotear unos premios porque no te reconocen ‘lo suficiente’ no es adecuado. Más si viene de un artista que propone una revolución en contra de la gala más importante de la música, pero que no se destaca por hablar o referirse de la crisis política y social que atraviesa su país.

De hecho, durante el paro nacional en Colombia, Balvin envió un mensaje escueto por redes sociales el cual muchos colombianos tomaron como un mensaje vacío y que el artista subió por obligación. Meses después se supo que fue René quien escribió el mensaje que José leyó ante las cámaras, pero ese es otro tema…

Retomando, puede incluso ser peor la respuesta de Residente (que no fue atacado), desprestigiando por completo el trabajo de uno de los reguetoneros más famosos del mundo.

Lee también – Las acusaciones de plagio contra Olivia Rodrigo, Shakira, Disney y más

La crítica de un artista a otro, por diferencias comerciales y de trabajo, demuestra ceguera al tomar como referente moral lo que el que critica, hace con su trabajo. Así hizo René Pérez, entendiendo o sin entender que son dos artistas muy diferentes.

J Balvin es una máquina de hits, que con cinco trabajos de estudio, uno colaborativo con Bad Bunny, tres mixtapes, tres EPs y 69 singles, se mueve a la velocidad de una empresa.

Esto sin contar los 30 singles en lo que hace de feature ni los 10 singles promocionales.

Ha hecho platino, cuádruple platino y hasta óctuple platino en cuatro de sus cinco trabajos discográficos. Así como Bad Bunny, C.Tangana, Rosalía y muchos más. Es parte de la camada que le pone el toque hispano hablante al pop mundial.

Residente o René es un artista en todo el sentido de la palabra. Sus premios y logros en sus años de carrera lo demuestran. De cualquier manera, el problema entre ambos tiene sus aristas.

Curiosamente, en su declaración contra José, hace una analogía de calidad musical, diciendo que el trabajo de Balvin es como comer hot dog. En cambio, otra música, según continúa diciendo, es lo que la gente elige para comer en restaurantes.

Por…¿casualidad? Residente hizo una promoción con su cerveza, regalándoselas a carritos de hot dogs, para que la consumieran con la compra de uno. Él lazó una marca de cerveza recientemente.

J Balvin, a su vez, no respondió mucho públicamente y se limitó a tomarse unas fotos junto a un carrito de hot dog anunciando una canción con Sech.

‘JOSE’, el último trabajo del reguetonero colombiano, no le ha ido particularmente bien en números, comparado al resto de su carrera. En el chart de los Billboard 200, para este momento, se encuentra en la posición 48 y está bajando, con apenas 3 semanas de haberse estrenado.

Si no fuera suficiente la movida del hot dog, Residente hizo una segunda respuesta a Balvin, en la que declaraba públicamente que había hecho la estrategia.

«Mientras tú montas foticos con carritos, yo les regalo cerveza», fueron sus palabras. Cualquier malintencionado diría que una pelea era conveniente para los dos… ¿no?

Puede ser de tu interés:



Post Views:
597



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.