News

La fortaleza del Covirán está en «no depender de nadie», asegura Pablo Pin


Bandeja de Lluís Costa. / fermín rodríguez

Baloncesto

El entrenador nazarí valora los intangibles de sus titulares más castigados y la frescura de los menos habituales

El Covirán tiene cinco finales por delante y la primera llegará mañana, a las 17 horas, en la pista del Juaristi Iraurgi. La formación granadina llegará «preparada» según su entrenador Pablo Pin, a pesar de «la carga tan importante, de diez partidos en 35 días, aunque recuperados en lo psychological y físico, hemos podido volver a hábitos y mecanismos que no puedes atender al jugar tan seguido».

A Pin lo que más le tranquiliza es que el Covirán «no dependa de nadie». «Esa es nuestra fortaleza», advierte. El técnico también ha observado que han bajado los números de los principales baluartes, pero le satisface que los menos habituales hayan dado un paso al frente. De Thomas Bropleh opinó que «a nivel defensivo fue el mejor al vigilar a Earst, aunque no estuviera acertado en ataque, se mantuvo por ese aporte». Agrega que Pere Tomàs, «me lo ha dicho, que tiene peor sensación en los últimos partidos, pero ante el Alicante hizo siete puntos y ocho rebotes para un más menos de 21, me quedo con su influencia en el juego, y fue positiva, el acierto puede tenerlo o no, si mete dos triples hablaríamos de una gran actuación».

Pin entiende que estos dos aleros más Lluís Costa «tienen una gran acumulación de minutos, no se han perdido ni un entrenamiento» y que, por fortuna, otros responden, como Christian Díaz, que «estuvo dos meses parado y ahora tiene más gasolina, o Germán, por la edad; Jacobo y James (Ellisor) también están en una gran forma».

Al entrenador le agrada que «el equipo no necesite a nadie en concreto, nuestra fortaleza es que cada día aparezca uno u otro. En ataque quizá no están finos en porcentajes los que siempre llevan el peso de la anotación, pero que aparezcan otros compañeros habla muy bien del bloque. A nivel defensivo estuvimos bien ante Alicante y Gipuzkoa nos hizo 73 puntos, pero doce de ellos fueron en contraataques por pérdidas nuestras, en juego estático hubo solidez y les paramos». Y asegura que «tengo mucha confianza en los tres», en alusión a Costa, Pere y Bropleh.

También se detuvo el preparador granadino en Ramón Vilà, que pudo regresar en el choque con el Alicante tras perderse el Acunsa. «Ramón estuvo muy bien, se le vio con mucha energía en el rebote y en los balones sueltos que hubo. Necesitamos este tipo de intensidad bajos los tableros».

Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.