News

Kun Agüero desvela cómo vivió la arritmia que le retiró del fútbol


«Creía que me iba para arriba», confesaba el deportista en ‘El Hormiguero’ al recordar el problema de salud que le cambió la vida jugando ante el Alavés

Joseba Fiestras

Sergio Agüero acudía a ‘El Hormiguero’ y lo hacía sincero y sin pelos en la lengua. El futbolista colgó las botas por un problema de salud que le obligó a elegir entre su oficio o su vida. El 30 de octubre del año pasado, mientras se disputaba el partido que enfrentaba al Barça contra el Deportivo Alavés, ocurrió algo que cambió la vida del deportista. Kun relataba con detalle el proceso que culminó en aquel encuentro. «Empecé a sentirme mal en la pretemporada. Después me lesioné y estuve un mes parado. Estaba tranquilo, pero me sentía incómodo. No sabía qué me pasaba, creía que era por la edad, que me estaba haciendo viejo. Cuando me recuperé, en un entrenamiento, sentí que me ahogaba. Le dije al médico que me sentía mal, me estaba medio desmayando. Y luego empezó
la arritmia. El doctor me tranquilizó. Hice un chequeo y estaba todo bien, pero a la semana siguiente me paso en el partido. Me dolía la garganta. Salté a darle de cabeza al balón y no podía respirar. Quise gritarle al árbitro que parase el partido, pero no me salía. Y justo había un defensa del Alavés (Víctor Laguardia) al que le agarré la mano y le dije que le pidiera al árbitro que parara el partido. Me llevaron a un cuarto, me empezaron a mirar con aparatos y pensaba que me iba a morir. Estaban preocupados. De ahí al hospital. Y me quede tres días ingresado», relataba el delantero.

Tras varios chequeos y pruebas médicas –«pensaba que me iba para arriba», declaraba-, los doctores le dijeron que tenía una arritmia compleja. No le impidieron seguir jugando, pero sí le advirtieron del riesgo que aquello suponía. Y Agüero tuvo que tomar una decisión. «Creía que podría seguir jugando, pero luego ya vi que era algo complicado. Tengo 33 años, un hijo y una vida por delante, así que mejor dejarlo», opinó. No fue una determinación fácil. «Lo que más me impresionó es que estaba en el Barça y quería darlo todo por el club, por ayudar. Esa espinita se me quedo clavada. Pero bueno, por lo menos mi último gol fue al Real Madrid», ironizaba. Motos aprovechó su broma para preguntarle por la Champions. «Creo que el Madrid tiene muchas oportunidades, aunque será complicado. Yo soy sincero y honesto. El Madrid tiene más experiencia en finales y creo que el Liverpool ya se enfrentó a él y le tiene un respeto», precisaba sincero.

El argentino dejó su puesto en el club blaugrana y aquello le pasó factura. «Cuando me pasó eso dejé de ver fútbol durante unos meses. Quería pensar en otra cosa», admitía. Le ofrecieron formar parte del cuerpo técnico de la Selección Argentina, pero lo rechazó. «Hubo un movimiento en las redes y el entrenador me llamo, pero le dije que realmente no lo necesitaba. Prefería tener un vínculo de amistad con mis compañeros», afirmaba. Ahora juega al golf, tiene un canal en Twitch que no le va nada mal y anima a su hijo a darle al balón.
Motos apuntó que el chaval es nieto de Maradona y ahijado de Messi. «Eso de ahijado de Messi no sé quién se lo inventó. Se ve que algún pelotudo lo puso en las redes y se lo creyeron. Mi hijo se parte de risa», descubría.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.