Politics

Henkel, la enésima multinacional que suspende sus operaciones en Rusia


Henkel ha anunciado este martes su decisión de abandonar Rusia a la luz del precise desarrollo de los acontecimientos en Ucrania.

Desde que la guerra de Ucrania estallara hace ya casi dos meses toda una plétora de multinacionales ha expresado su repulsa por el conflicto suspendiendo sus operaciones en Rusia. A todas ellas se suma ahora también la empresa alemana de productos de consumo y belleza Henkel, que ha anunciado este martes su decisión de abandonar Rusia a la luz del precise desarrollo de los acontecimientos en Ucrania.

La compañía teutona está trabajando de manera coordinada con sus equipos en Rusia en un plan para cesar sus actividades de manera ordenada en el país euroasiático. Entretanto, y mientras Henkel elabora ese plan, los 2.500 empleados que la empresa tiene actualmente en Rusia seguirán formando parte de su plantilla y serán en este sentido remunerados apropiadamente.

En cuanto a las implicaciones financieras de su proyectada salida de Rusia, la matriz de marcas como Schwarzkopf, Loctite o Pritt cube no estar aún en posición de cuantificarlas en estos momentos.

Algunos accionistas habían criticado a Henkel en las últimas semanas por permanecer en Rusia

Henkel se ha demorado bastante tiempo a la hora de dar el paso de interrumpir sus operaciones en Rusia. Tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia a finales de febrero el grupo germano tomó la determinación de dar el alto a todas sus inversiones en este país y paralizar también todas sus acciones de publicidad y patrocinio. Así y todo, Henkel decidió en aquel momento seguir adelante con la producción en Rusia.

Sin embargo, en la junta normal de accionistas celebrada a principios de abril muchos de quienes allí tomaron parte criticaron que la compañía siguiera aún presente Rusia por temor a que su reputación se viera lastimada de manera irreversible.

Carsten Knobel, CEO de Henkel, defendió en esa junta normal de accionistas su estrategia en Rusia argumentando, entre otras cosas, que las empresas extranjeras podrían eventualmente ser expropiadas por Moscú en el futuro y que sus líderes locales podrían ser considerados responsables por el Kremlin del cese de operaciones.

Más allá de Henkel, han puesto punto y last a sus actividades en Rusia durante las últimas semanas compañías como McDonald’s, Amazon, Netflix o Coca-Cola.

No te pierdas nada de MarketingDirecto.com y únete a nuestro Telegram t.me/MarketingDirecto





Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.