Politics

El buen tiempo y sus sempiternas esclavitudes estéticas



Confieso que en su momento me sentí gratamente sorprendida al enterarme de que cada 6 de mayo se celebra el Día Internacional Sin Dietas. Por lo visto, se trata de una jornada dedicada a la aceptación del cuerpo humano en todas sus formas, así como a la alerta sobre los peligros de algunos regímenes dietéticos exagerados. Y es que, por desgracia, el verano volverá a colocarnos a sus puertas en pocas semanas y las obsesiones de buena parte de la población femenina, lejos de disminuir, aumentarán a pasos agigantados. Para no variar, los desvelos de más de la mitad de la ciudadanía (si bien existen cada vez más hombres dispuestos a imitar idénticas penalidades estivales) se centrarán fundamentalmente en dos aspectos: la dieta y el bronceado. Mientras playas y piscinas sigan siendo territorios de exhibición, numerosas personas continuarán tropezando con la misma piedra de conseguir un cuerpo esbelto y tostado.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.