Politics

Bukele tensa a El Salvador con un todo o nada en pleno crack de las criptomonedas


Las criptomonedas vivieron esta semana su Lehman Brothers particular, después de que la caída de terra y de su cripto estable, el UST, generara una onda expansiva de terribles consecuencias para el mercado.

Y en este cataclismo que sacudió la cotización de todas las criptodivisas, la decidida apuesta de El Salvador por el bitcoin dejó al país en un terreno de alta incertidumbre para su economía.

La nación latinoamericana, primera del mundo en hacer del bitcoin una moneda de curso legal dentro de sus fronteras, fio gran parte de su futuro económico a una renovación financiera impulsada por la criptodivisa líder por capitalización de mercado.

En medio de esta conmoción, además, el presidente Nayib Bukele decidió redoblar su apuesta realizando la mayor compra de bitcoins llevada a cabo por su gobierno hasta el momento.

El problema para Bukele, y para todo El Salvador, no obstante, es que este todo o nada apostado por el presidente de la nación pone al país centroamericano en una situación límite.

Y lo hace justo antes de que el Estado tenga que hacer frente al vencimiento de un plazo de pago de deuda.

Si el bitcoin no remonta el vuelo pronto y el Gobierno de Bukele no es capaz de hacer frente a sus obligaciones financieras, por tanto, El Salvador puede quedar expuesto a duras sanciones internacionales.

Pero el plan no aparta al dirigente salvadoreño de su hoja de ruta.

Pérdidas de 20 millones de euros en un mes

De acuerdo a los datos recogidos por Bloomberg basándose en tweets publicados por el propio presidente, Bukele agregó un total de 2.301 bitcoins a las arcas de su país desde septiembre, momento en que la criptomoneda se legalizó, hasta ahora.

Al precio marcado por la criptodivisa a fecha del 12 de mayo, esta cantidad total de bitcoins se traducía en una cifra aproximada de unos 61,4 millones de euros.

El bitcoin, no obstante, registró pérdidas de cerca del 27,8 por ciento en un último mes de severas correcciones para la criptomoneda, un desplome que provocó un recorte de su precio desde los 37.000 euros del pasado 12 de abril hasta los 26.700 euros actuales.

Esta caída implica que los 2.301 bitcoins que El Salvador, presuntamente, tiene en cartera, valen ahora más de 20 millones de euros menos que a mediados de abril. Mientras que ahora valen 61,4 millones, hace un mes eran equivalentes a 85,1 millones de euros.

Una pérdida significativa en cuestión de semanas que no apartan a Bukele de su transgresora idea para revitalizar la economía de su país.

Y es que el presidente latinoamericano no solo añadió 500 criptomonedas más a su cartera aprovechando la caída de su valor, sino que empleó sus esfuerzos en redes sociales de los últimos días en promocionar su proyecto de “Ciudad bitcoin”.

BITCOIN
BITCOIN (BTC)


0,89
%

1h


-2,36
%

24h


-27,72
%

7d

Una ciudad utópica con criptobonos aplazados

La habitual hiperactividad de Bukele en Twitter se plasmó esta semana en una serie de publicaciones acerca de la conveniencia de su camino de inversión en bitcoins, entre las que incluyó una serie de fotografías sobre una “Ciudad bitcoin” libre de impuestos que el presidente pensaba financiar con una emisión de bonos de deuda denominados en bitcoins.

De acuerdo a los planes iniciales de Bukele, la emisión de estos bonos permitiría a El Salvador captar el equivalente a 1.000 millones de dólares.

La emisión de estos hipotéticos criptobonos, sin embargo, se aplazó el pasado marzo debido a los efectos colaterales de la guerra en Ucrania. Y en este impasse previo al vencimiento de deuda de El Salvador, el mercado comenzó a aplicar severos descuentos a los instrumentos de deuda del país centroamericano.

Según la información proporcionada por el índice de bonos de mercados emergentes de JP Morgan, los bonos en dólares de El Salvador acumulan un desplome de hasta el 24 por ciento en lo que va de año, siendo uno de los más castigados dentro del índice de la entidad norteamericana.

El motivo principal para esta caída en la cotización de sus bonos, que incrementa notablemente su rendimiento, es la escasa confianza del mercado en que El Salvador pueda realizar el pago de los 800 millones de dólares en bonos que tiene que enfrentar el próximo enero.

Moody’s, de hecho, recortó la semana pasada la calificación crediticia del gobierno a Caa3, una valoración de bono basura reservada para instituciones y entidades con un alto riesgo de impago.

“La decisión de Moody’s de rebajar la calificación de El Salvador refleja una mayor probabilidad de que se produzca un evento crediticio, como una reestructuración, un canje de deuda o un impago, con una gravedad relativamente alta, ya que el país se enfrenta a un exigente calendario de amortización de la deuda con vencimientos de bonos en 2023 y 2025 en un contexto de continuas tensiones de financiación y necesidades de financiación persistentemente elevadas”, explicaba el informe de la agencia crediticia.

Una incertidumbre que no es nueva

Pese a la gravedad en la rebaja en la calificación de Moody’s, los avisos de agencias y organismos internacionales a El Salvador no son nuevos.

Fitch, por ejemplo, ya avisó el pasado febrero de que la figura de Bukele aumentaba la imprevisibilidad de las políticas de El Salvador, mientras que el Fondo Monetario Internacional aconsejó que el presidente, entre otras muchas medidas, eliminara el bitcoin para lograr una mayor estabilidad financiera.

Desde S&P, mientras tanto, ya optaron el pasado octubre por cambiar las perspectivas de la nación salvadoreña a negativas, al considerar que existía una posibilidad de que el gobierno no lograra “un progreso adecuado para cubrir su sustancial déficit de financiación en el próximo año”.

Bukele, hasta el momento, parece confiado en que la inversión en bitcoins sigue siendo la forma de cubrir esta necesidad sustancial de cubrir su déficit. El desplome del criptomercado, mientras tanto, está penalizando su apuesta.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram






Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.