Sports

Barcelona – Celta | LaLiga: ¿A ver quién se atreve a poner a Memphis en el mercado?

El partido se estaba poniendo realmente feo para el Barcelona. No estaba siendo capaz de crear una ocasión frente al Celta. Hasta que apareció Memphis Depay. El neerlandés aprovechó un jugadón de Dembélé para marcar el primero. Minutos después, le daba un balón a Auba para que consiguiera el segundo. Xavi le está dando confianza, tercera titularidad en tres partidos, y el delantero se lo devuelve con goles. Dos dianas, ambas abriendo la lata, en esos tres partidos y una falta que salió rozando el poste. Si sigue a este nivel, a ver quién se atreve a ponerlo en el mercado y venderlo.

Xavi no se cansa de repetir en cada rueda de prensa que Dembélé es un jugador diferente. Esos que marcan la diferencia. El mejor en su puesto, añade. Ayer volvió a demostrar que lo es. Su jugada en el primer gol es de cine. Se va de dos jugadores, caño incluido a Galán, antes de servir una asistencia perfecta a Memphis. Hasta ese momento había estado un tanto desaparecido, pero a partir de ahí se desató. Dio la asistencia en el tercero y otras que no aprovecharon sus compañeros.

No tuvo su día Araujo. En la primera parte entrego un balón a Iago Aspas que se entretuvo demasiado cuando estaba sólo delante de Ter Stegen y permitió al propio Araujo enmendar el error y evitar su disparo. En la segunda mitad midió mal un pase de Ter Stegen y Cervi se le adelantó para enviar un balón a Aspas para marcar. Pero lo peor vino después. El uruguayo chocó con Gavi. Un fuerte cabezazo con su compañero y tuvo que retirarse en camilla al hospital sin mayores complicaciones en un principio. Gavi pudo seguir.

Xavi no pudo contar con Busquets, Nico ni Pedri en el centro del campo, ya fuera por sanción o lesiones. Pero ni así Riqui Puig fue titular. El técnico dispuso un 4-2-3-1 y solamente sacó a dos centrocampistas. El mensaje es diáfano. Riqui tiene muy poco futuro en el equipo. Es verdad que con el partido ya resuelto, Xavi le dio minutos. Apenas apareció salvo en un gol anulado.

Otra pobre entrada. Es verdad que se puede alegar que el partido era entre semana, a las 21.30 horas y con muy poco en juego. El problema es que se ha convertido en la tónica de los últimos partidos. Y la de este martes ha sido la peor de los cuatro, poco más de 55.000 espectadores.Mala señal.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.